PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "LIGA DE LA JUSTICIA INTERNACIONAL"

Al principio de los tiempos los Superhéroes eran puros e inocentes, como el agua cristalina que baja virgen de las montañas. Ninguno tenía mácula alguna, ninguna mancha en su historial, y sus historias eran dechados de virtudes. Un autentico coñazo acorde con la mentalidad “happy family amerikaner” de los años 50-60,vamos.

Después de eso, y viendo que el público consumidor de historietas creía a paso agigantados, demandando más profundidad en las historias, todas las editoriales decidieron “madurar” significativamente a sus personajes. Claro que algunos, como Superman, continuaron siendo el perfecto prototipo de la mentalidad amerikaner, pero otros muchos empezaron a adquirir unos tintes más “oscuros” en sus aventuras y en su personalidad. Esta tendencia se exacerbó con la llegada de guionistas como Frank Miller (Batman, Daredevil), Claremont, etc, que convirtieron a sus personajes en perfecta carne de cañón para cualquier consulta psiquiatrica, haciendolos seres maniacos, atormentados, violentos, y dando un toque aun mas oscuro a las historias…
Pero he aqui que, mientras que con los personajes sueltos el tema si funcionaba, con las colecciones de grupo parece ser que la cosa no iba igual de bien; en especial con el buque insignia de DC: La Liga de la Justicia. Llevaba ya años dando tumbos, de un guionista a otro, con un baile de dibujantes a cual más mediocre, y parecía destinada a hundirse sin remisión en el abismo de las colecciones olvidadas. Y como estaba así la cosa, y parecía que no se podía ir a peor, pues decidieron en DC darle los mandos de la nave a un guionista que ya nos es conocido por aqui, el señor Keith Giffen quien, después de pensarlo detenidamente (como unos 30 segundos, poco más o menos) decidió aceptar el reto editorial….pero con una condición: haría lo que se le pusiese en las santas pelotas.
Y este fue el resultado
Utilizando algunos de los personajes emblemáticos de la editorial (Batman o el Capitán Marvel) y rescatando a muchísimos personajes menores del olvido editorial, Giffen creó un grupo completamente nuevo y heterogéneo que parecía destinado al fracaso, debido a la poca compatibilidad de sus integrantes. O eso pensaban en DC.
Ya al abrir la primera página del nuevo cómic, vamos teniendo claro lo que nos vamos a encontrar a lo largo de sus innumerables páginas, y no es otra cosa que HUMOR. Pero no humor negro, ni leves toques de comedia en algunos personajes como ocurre en la JLA actual con Plastic Man, no. Si cogiesemos esta JLI y la transmutasemos en una serie de televisión nos encontrariamos, sin lugar a dudas, con una “sit-com” que rozaría la perfección. Giffen maneja con maestría el elenco de personajes del que dispone, potenciando sus principales caracteristicas y dandolas un giro de 180 grados hacia la comedia más disparatada: si Batman es oscuro y sombrio, en la JLA es AUN mas oscuro y sombrio, tanto que llega a resultar ridiculo…¡¡y lo mejor es que el propio personaje lo sabe!!

Otro gran acierto de Giffen es la forma de contar historias, olvidandose de los grandes acontecimientos (salvo cuando no le quedaban más cojones debido a la presion editorial) y creando pequeños episodios, con bastante poca acción, donde el punto fuerte, sin lugar a dudas, son los diálogos y la interacción entre los personajes. Personajes que viven “tremendas” aventuras tales como echar a un gato de casa, o luchar contra un villano megalomaniaco y tendente a los monolos que pretende secuestrar a Mr.Milagro para venderlo en una casa de apuestas intergalactica…os haceis una idea de por donde van los tiros de la serie ¿verdad?


La serie rápidamente se convirtió en un gran exito, debido en parte al talento de su dibujante, DeMatteis, el cual aunque no era un portento de la anatomía si que tenía un punto fuerte, muy fuerte, y era el dibujo de expresiones faciales; sus personajes eran tremendamente expresivos lo que, viendo el tono de “comedia conversacional” de la serie, iba como anillo al dedo al proyecto.
Debido al ya mencionado éxito de la serie, surgio rápidamente un “spin-off” de igual calidad, denominado “Liga de la Justicia Europa”, sito en Francia y con un elenco de personajes y unas aventuras igual de surrealistas que su colección madre. Tambien sacarron un especial de la “Liga de la Justicia Antartida”, pero eso fue una grandisima broma y me extendería demasiado contandolo aquí. Solo decir que tiene que ver con personajes de lo más inutil y con un Green Lantern con forma y actitud de perro espacial.

Y hablando de Green Lanterns, no podía dejar de mencionar al, sin lugar a dudas, mejor personaje de tota la serie: Guy Gardner, Green Lantern sustituto. Un tipo que haría que Rambo pareciese una monja de la caridad, Gardner es el “héroe amerikaner” por definición: patriota hasta la médula. Pero claro aquí esto, que en series como Superman resulta de lo más loable, está elevado a la enésima potencia, haciendo que Gardner sea una especie de redneck ultrafascita y violento con un anillo que crea todo lo que desea. Un descojono en según que situaciones vamos. Añadamos a la mezcla un claro conflicto de personalidades que van variando según le van dando de ostias al personaje (y os puedo asegurar que Gardner SIEMPRE está cobrando) y, presto, tenemos a un personaje dificil de olvidar y que NUNCA nadie ha vuelto a tratar con tanta maestría.
Pero los tiempos siguen cambiando y, debido al ascenso de editoriales como IMAGE, los jovenes lectores demandaban personajes más duros, historias más grandes, y DC decidió cancelar la serie y volver a hacerla “seria”. Y es una pena, porque en un mundo donde los héroes, cada vez menos, no se diferencian de los villanos que persiguen, era realmente necesario introducir un grandisimo “BWAHAHAHAHAHAHAHAHHA” en los cómics….y hay que darle las gracias a Giffen por hacerlo.
Anuncios

PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "LOBO"

Pongámonos en situación: un pequeño planeta, al otro lado de la galaxia, ha conseguido la autentica utopía. Todos son felices, todos viven en paz, todos tienen trabajo y todas las necesidades están perfectamente cubiertas. ¿El nombre de este paraiso?: Czarnia, lugar querido por los Dioses y joya brillante en el negro azabache del Universo.
Pero como todos los Paraisos, Czarnia tenía su serpiente particular, un monstruo horrible y sanguinario cuya única afición era causar sufrimiento y dolor. ¿Su nombre? Era…
Se que la foto es grande, pero si no la ponía así mi vida peligraba, ¡¡¡creedme!!!
Este bastardo, hijo de mil padres, decidió un buen dia que, ya que nadie en Czarnia era como él, ya que era diferente a todos, lo sería con todas las consecuencias; vamos que sería único en toda la galaxia, por lo que ni corto de perezoso creó una pequeña plaga, voraz y letal que en cuestión de minutos exterminó a todo ser vivo sobre la faz del planeta. Lobo al fin era libre para hacer lo que le diese la real gana…
Este es el origen de Lobo, contado por el señor Keith Giffen en la descojonante miniserie “Lobo: El Ultimo Czarniano”, aunque la verdad es que este personaje llevaba pululando ya un tiempo por las colecciones del Universo DC, en especial las de corte más futurista, como “L.E.G.I.O.N”, aunque era un personaje mucho mas descafeinado y anodino de lo que llegaría a ser. Las bases del personaje estaban ahi, eso es cierto (su trabajo como cazarrecompensas y su negativa a romper un contrato una vez efectuado), pero el resto del personaje pasaba sin pena ni gloria, debido en parte a su poco atractivo diseño (un horrible traje ajustado lila y naranja) y al insulso uso que hacían de él los guionistas.
Pero Giffen tuvo LA IDEA. Cogió al personaje de Lobo, lo sacó del Comics Code (por lo que podía hacer con el personaje las salvajadas que le diese la real gana), le dio un punto de maniaco violento y comenzó a escribir algunos de los guiones más salvajes y violentos que se habían leido en un cómic de superheroes hasta la fecha. Pero faltaba algo…
Por esas fechas un joven dibujante inglés, que andaba triunfando en 2000AD y en colecciones como “Slaine”, decidió dar el salto al cómic americano, y alguien le ofreció la posibilidad de dibujar las aventuras de un asesino espacial, sádico y sin remordimientos llamado Lobo. Nuestro hombre no se lo pensó dos veces, y así fue como Simon Bisley aterrizó en el personaje por el que sería conocido el resto de su vida.
El nuevo diseño del personaje fue rompedor, y compleamente en consonancia con la idea general de la serie: pelo largo, mucho cuero, músculos hipertrofiados, cadenas (y el señor garfio, por supuesto), motos acojonantes y un look sucio y depravado para todos y cada uno de los escenarios por donde se movía nuestro personaje. Si Bisley en “Slaine” era el dibujante heavy-metal, con “Lobo” empezó a tocar un Thrash Metal de lo mas salvaje.
A la primera miniserie siguieron otras, siendo las más destacables “Lobo´s Back”, con Giffen nuevamente al guion y Bisley ocupandose del dibujo (menos en el último número), el especial “Navidad Parmilitar”, una de las cosas más bestias que he tenido el placer de leer (tanto por la sangre como por lo iconoclasta del asunto a tratar), “Lobo: Infanticidio” con Giffen ocupandose del guion y del dibujo, y donde ya comenzamos a ver la decadencia del personaje.
Y es que a Lobo, no había enemigo que pudiese vencerle salvo uno, su propia fama. Los jerifaltes de DC al ver que la pequeña barrabasada de Giffen contaba con una creciente legión de seguidores decidieron integrar a Lobo en el Universo DC “oficial”, por decirlo de alguna forma, y publicar sus aventuras de forma más masiva y regular; eso significaba dos cosas: serie regular y vuelta del Comics Code. Lobo perdió aquello que le hacía especial, ese salvajismo desatado, ese primitivismo visceral, para convertirse en un personaje “duro pero gracioso”, con un elenco de secundarios ridiculos y una serie de aventuras cada vez más insulsas y descafeinadas. Es cierto que hubo algunos intentos de volver a los origenes, y que algunos números dibujados por Martin Edmon, como son “Lobocop”, “Lobo: en la silla” y “El Osado y el Calvo” alcanzan muy buenos momentos (amen de la excelente calidad gráfica del señor Edmond), pero el resto de la producción (incluyendo los dos especiales con The Authority, o el “Lobo/Batman” dibujado por Bisley) se quedan muy, muy cortos

Conclusión: cómic para descerebrados, con ganas de reirse de todo y de todos, y amantes de la violencia más cerril. Pero sólo las primeras miniseries, recordadlo Fanboys.

PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "RACION TRIPLE"

Bueno, lo primero de todo pedir disculpas por mi ausencia de la semana pasada, aunque seguro que no me echasteis mucho de menos truhanillos; por motivos que no vienen a cuento (y que, básicamente no me sale del orto explicaros) estuve en un sitio donde el acceso a un ordenador era como algo menos que utópico, y como yo todavía no se postear via tam-tam, pues eso, que no hubo post.
Pero no preocuparos, que yo, en mi gracia y maginifencia, hoy no os traigo una sola reseña, no. Tampoco os traigo dos, no. ¡Tres reseñacas os traigo para hoy! ¿¿Tres??? preguntará la gente extrañada, y yo os mirare y dire…..”si”.
“WE 3”
En fin, menos divagar y al tajo. La primera frikada del dia de hoy es, para mi, una de las obras más “especiales” de nuestro escoces favorito, el señor Grant Morrison (acompañado a los lápices del siempre interesante Frank Quitely).¿Por que es especial esta obra? Bien, aqui y prescindiendo de las rayadas habituales del señor Morrison, nos encontramos con una historia, liegeramente enmarcada en la ciencia-ficción, donde se nos narran las aventuras y desventuras de un perro, un gato y un conejo, que han sido biomodificados para convertirse en las armas del futuro. Ante su próxima ejecución, por resultar obsoletos, un técnico del laboratorio decide darles la libertad, con todo lo que ello conlleva….tres armas destructoras, sueltas por América, con el ejército pisándole los talones.
Este cómic es un autentico ejercicio de narración, ya que no existen los textos de apoyo y, al tratarse de animales, los bocadillos de diálogo se han reducido a la mínima expresión. La historia es buena y, por que no decirlo, bastante emotiva, con un transfondo ético bastante interesante: ¿Que ocurre cuando las armas ya no son armas, sino seres vivos?
El dibujo de Quitely, como siempre, está a la altura de lo que se espera de él y mucho más, siendo especialmente bueno en la narración de las escenas de acción, donde todo se puede seguir perfectamente.
Aqui el elenco protagonista de la serie, ¿adorables, verdad?

“JLA: ESCALERA HACIA EL CIELO”

Dentro del cómic amerikaner, pero en otra onda completamente distinta, nos encontramos con esta obra del tandem formado por el guionista Mark Waid y el dibujante británico Brian Hitch. La verdad es que este tampoco es otro cómic de superhéroes al uso, cosa bastante complicada de conseguir teniendo en cuenta a los protagonistas de esta obra: la mismísima Liga de la Justicia de América, con todos sus pesos pesados (Batman, Superman, El Detective Marciano, Wonder Woman, etc).

En lugar de presentarnos el típico conflicto superheróico, donde todo se acaba arreglando a mamporros y la única motivación de los villanos de rigor es, por una causa u otra, acabar con la Liga, Mark Waid nos presenta una historia donde los “antagonistas” (no pienso llamarles villanos) tienen unas convicciones mucho más serias y donde nuestros héroes no podrán resolver el asunto a ostias, como viene siendo habitual. Un transfondo ideológico-religioso, un cúmulo de creencias y un poco de metafísica es el coctel ideal que hacen que este one-shot de la JLA destaque con luz propia entre otras muchas obras. Y si, el dibujo de Hitch (que en este número esta aun más pletórico que en los Ultimates) ayuda mucho al disfrute de la obra.


Filosofia y superhéroes, ¿combinación imposible?

“LA BUSQUEDA DEL PAJARO DEL TIEMPO”

Acabamos hoy con una de las mayores obras (para mi gusto) del cómic europeo (en este caso franco-belga). Le Tendre al guión y Loisel al dibujo nos traen una epopeya de corte fantástico en la que un grupo de aventureros, formado por el viejo caballero Bragon, la impetuosa Pellise (con su misteriosa criaturita, el vaina), el feroz guerrero Bulrog y el torpe y estupido Desconocido, deberán luchar contra el mismísimo tiempo para evitar la resurrección del dios del mal Ramor, atrapado en su concha desde el principio de los tiempos.

Contado así no difiere mucho de cualquier otra historia de fantasia, pero los ambientes que consigue crear Le Tendre, la profunidad de sus personajes (donde no todo es lo que parece ser), y la forma en la que evoluciona la historia, hacen de esta una obra capital en la historia del comic europeo. Además siempre es un placer poder disfrutar del dibujo de Loisel quien, aunque aquí aun no ha llegado al nivel de perfección que alcanzará en “Peter Pan”, demuestra que es un genio dibujando historias de corte fantástico, siendo acojonantes sus diseños, sobre todo de las criaturas no-humanas.

En definitiva, una muy buena historia, con un muy buen dibujo que hara las delicias de cualquiera que le ponga los ojos encima.

Publicado en cómics. 4 Comments »

PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "LA ULTIMA CACERIA DE KRAVEN"

Corría el final de los años 80 y algo estaba cambiando en el mundo de los superhéroes. Gracias al trabajo de gente como Frank Miller y sus Daredeviles y Dark Knights, los tipos con capa y los calzoncillos por encima de los pantalones estaban convirtiendose, poco a poco, en seres oscuros y atormentados alejándose a cada número que se públicaba de esos iconos coloristas y del “buen rollo” que había imperado hasta la época.

En definitiva, los superhéroes se estaban haciendo mayores.

Todo el mundo pensaba que ese “crecimiento” no iba a afectar a uno de los iconos de la “Casa de las Ideas”, y es que Peter Parker, aka Spider-Man, era el eterno adolescente incapaz de tomarse nada en serio y mucho menos de madurar.

Bien, pues todo el mundo se equivocaba.

Fue el tandem de J.M DeMatteis y el, hasta entonces, poco conocido dibujante, Mike Zeck los que sacaron al público general de su ensimismamiento y ñoñeria con una de las mejores historias jamás publicadas de nuestro trepamuros favorito…¡¡¡y ni siquiera fue en los números de su colección regular!!
La historia que nos ocupa, “La última cacería de Kraven”, apareció como suplemento a la revista Marvel Heroes y, en principio, iba a ser una historia que no debía tener mayor repercusión en la vida del hombre araña. Pero cual bonito demiurgo, la cosa comenzó a crecer y crecer, escapando por completo del control consciente de sus creadores, y convirtiendose en una de las historias más duras e introspectivas de toda la vida de Peter Parker.

La premisa básica es muy simple, y ha sido repetida hasta la saciedad: héroe se pega con villano, villano mata a héroe, héroe regresa de la tumba, héroe apaliza villano, todo vuelve a la normalidad. Hasta aquí todo correcto y nada nuevo bajo el sol, pero lo interesante de ésta historia, realmente, no es el hecho de la “muerte” de Spiderman (muerte que, por otro lado, nos dejan bien claro desde el principio que es claramente temporal), sino la visión que tienen del héroe tanto sus enemigos, amigos, conocidos e, incluso, el mismo. Es un viaje introspectivo a lo que significa ser Spiderman, lo que significa estar vivo y, lo más importante, lo que representa nuestra ausencia en el mundo que conocemos.


Y direis….esto ya lo hemos leido, y yo os diré: pues si, seguro que si, pero seguro que no tan bien escrito, ni tan bien dibujado, ni con tanta profundidad…y es que esta historia seguro que a más de uno os pone los pelos bien de punta…..

Publicado en cómics. 1 Comment »

PÁGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "LOVECRAFT"

Supongo que todos por aquí conocereis la obra de uno de los mayores escritores de Terror (si, con mayusculas) que ha dado la literatura: me estoy refiriendo a Howard Philips Lovecraft. Para los que no tengais ni pajolera idea de quien estoy hablando, ¿a que estais esperando? os quiero ver corriendo a vuestra biblioteca más cercana para empaparos con la obra de este genial y peculiar autor…recordad que yo NUNCA recomiendo cosas malas.
Criaturas interdimensionales, ritos primitivos y ancestrales, Dioses milenarios provinientes de los más remotos confines del Espacio y el Tiempo y, aglutinandolo todo, un libro…El Libro: el Necronomicón, escrito por el árabe loco Abdul Alzarhed. Lovecraft fue el creador de una rica y exhuberante mitología, centrada en el conflicto entre los malignos Dioses Primigenios (cuyo máximo representante acabaría siendo el Gran Cthulhu) y nosotros, pobres humanos que poco podemos hacer ante la inconmesurable maldad de esas imponentes criaturas venidas de más allá de las estrellas…pero, ¿y si todo lo que Lovecraft escribió fuese una temible realidad? ¿Y si sus criaturas existiesen en realidad, ocultas a la vista de los hombres, pero siempre acechantes y buscando el perdido Necronomicón?

Esa es la base del guión de Hans Radionoff, adaptado para cómic por el siempre genial Keith Giffen (si, si, el de Lobo y la Liga de la Justicia) y donde se nos muestra la vida de Lovecraft, desde su más tierna infancia hasta su madurez como escritor, pero con un “ligero y distinto” matiz: todo lo que Lovecraft escribe existe, es real y él, además de escritor, es el involuntario guardian del abominable Necronomicón, libro deseado por las criaturas de pesadilla que pueblan el mundo, ocultas a los ojos de los hombres…o quizá el bueno de Howard no sea más que un pobre loco que sufre alucinaciones. ¿Que es la fantasia? ¿Donde acaban los limites de la realidad? Todo eso, y un poco más, es lo que encontrareis en este estupendo cómic publicado en EEUU por la siempre interesante línea Vértigo y editado en la Piel de Toro, esta vez de forma impecable, por Norma Editorial.

En el apartado gráfico nos encontramos con un pletórico Enrique Breccia, que sigue los pasos de su padre Alberto (dibujante de otra antología, ésta mucho más oscura y terrorífica, sobre los relatos del génio de Providence) dibujando una excelentísima historia que alcanza su máxima expresión en el diseño de criaturas horribles y la recreación de paisajes oniricos y pesadillescos. Breccia es otro viejo conocido de la afición española debido a su excelente labor en la ilustración de las novelas gráficas de Alvar Mayor, con guiones de Carlos Trillo (otra adquisición interesante para los que gusten de novelas históricas e historias de capa y espada) y ha alcanzado el reconocimiento internacional con este “Lovecraft” que nos ocupa y con la nueva etapa de la Cosa del Pantano (con guiones de Andy Diggle), donde vuelve a demostrar que no tiene absolutamente nada que envidiarle a su señor padre (que, para el que no lo sepa, ha sido uno de los más grandes dibujantes que ha dado Latinoamérica al mundo del cómic y la ilustración).


En definitiva, y una vez más, un cómic con el que disfrutareis hasta la saciedad, tanto los lectores de cómic en general como los aficionados a las historias de HP Lovecraft o los consumidores de buena literatura en general.
Y como soy buena persona, os dejo el enlace para descargaros este bonico tebeillo, ale.
Publicado en cómics. 3 Comments »

PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "SLAINE"

Seamos serios, la vida es cojonuda cuando eres un héroe celta; todo el día de parranda, trasegando cantidades ingentes de hidromiel, fornicando con exhuberantes doncellas de increibles pechos, y todo el día metido en las mayores broncas que te puedas imaginar.

Eso es lo que pensaba el protagonista del cómic que reseñeamos hoy: nuestro buen amigo Slaine apareció (como no) allá por el año 1983 en la revista inglesa 2000 AD (si, si, la del Juez Dredd), surgido hacha en mano de la prolífica mente del guionista Pat Mills, y con un aspecto gráfico creado por los dibujantes Mike McMahon y Massimo Berlardinelli.

En estas aventuras primerizas, Slaine nos aparece como un paria, un vagabundo solitario desterrado de su tribu, los Sessair, que recorre la Tierra de la Juventud (o Tierra de los Jóvenes) en busca de aventuras varias, siempre en compañía del enano Urko, comparsa de sus andanzas, borrachín y ladronzuelo.
Con esto y todo, Slaine era una serie que, si bien no defraudaba, no llegaba a despegar del todo. Algo le faltaba para demostrar todo el potencial que tenía dentro, y no era la falta de historias, no, que el señor Pat Mills mejoraba a cada capítulo de la saga. De lo que adolecía la serie era de un buen dibujante, de un artista que la hiciese catapultarse al Olimpo de las series inglesas…. y ese hombre fue Simon Bisley.
Casi todo el mundo conoce el dibujo del señor Bisley, y es que casi todo el mundo ha leido las miniseries del Ultimo Czarniano (de próxima aparición por estos lares), asi que no me entretendré en describir su arte. Solo diré que la única forma de definirlo es por medio de la expresión “HEAVY METAL”: musculosos guerreros, chicas cañón de cuerpos sensuales y bien dotadas (muy bien dotadas), etc, etc, etc. Ver una página de Bisley solo es comparable a escuchar a toda ostia algúno de los mejores discos de Manowar. Y punto.
Pues bien, es en Slaine donde (bajo mi humilde opinión) el arte de Bisley consigue alcanzar su máximo cénit, haciendo del arco argumental de “El Dios Cornudo” (con diferencia la mejor parte de la saga) una historia digna de recordar: por su bien conseguida documentación, por la forma de narrar la historia (impagables las últimas páginas), por la profundidad que se consigue con el personaje de Slaine, que deja de ser el típico bárbaro revientacocos para pasar a ser el arquetipo de los héroes celtas, con sus luces y sus sombras, por…por…por todo en general coño!!!
Así que ya sabeis, si os gustan las historias de fantasía, si os molan los mitos celtas en general o si os gusta ver a buen dibujante (uno de los mejores) en acción, no dejeis de darle una oportunidad a este “Slaine”.
PD: Lo mejor del cómic, a nivel dibujo, son una serie de viñetitas de la Diosa Dannu poniendo varias caras…algo simplemente acojonante, se lo digo yo….
Publicado en cómics. 4 Comments »

PAGINAS DESDE EL PSICOCUBO – HOY "BUDDY Y LOS BRADLEY"

En España, poca gente de la que dice que le gustan los cómics, y especialmente los cómics “underground” (más conocidos como “tebeos que NO son de Superhéroes), se quedará parada y mirándonos con cara de borreguito desollado cuando le hablemos de una serie de novelas gráficas publicadas por Ediciones La Cupula a lo largo de los años noventa, en la que nos contaban las aventuras y desventuras de un capullo perdedor, borrachin y follariego, que deambulaba (con más pena que gloria) por la ciudad de Seattle en plena explosión de la movida “grunge”: efectivamente se trata de nuestro querido Buddy Bradley, el cómic era “ODIO” y su autor, el inefable Peter Bagge.

Pero como siempre ocurre en este pais (y la verdad es que no se muy bien por qué), las cosas no se publicaron siguiendo el orden correcto, vamos que empezaron a publicar a partir del número 1 de la edición americana de “ODIO”, sin preocuparse de si existía más material relaccionado con el personaje, que fuese anterior a dicho número uno, y que nos pudisese ayudar a nosotros, pobres lectores, el por qué de varias cosas extrañas, tales como el que Buddy se dirigiese a nosotros para explicarnos que “la última vez que le vimos estaba durmiendo en una playa desierta”, amen de otras historias, como la aparición del “hermanito pequeño” de Buddy y el extraño motivo por el que todo el mundo se extraña y acojona al verle…
Peter Bagge comenzó a publicar las aventuras y desventuras de la familia Bradley en la revista Comical Funnies a principios de los ochenta, pero su labor como editor de la revista Weirdo (si, si, la de Robert Crumb) le obligó a abandonar a esta disfuncional familia hasta el año 1986, cuando retoma sus historias, publicando ahora en la revista Neat Stuff (creada ya por él mismo) y donde, poco a poco, Buddy comenzó a coger protagonismo hasta llegar a protagonizar su propia serie, la ya mencionada “ODIO”.
¿Que tienen de especial estos dos tomos publicados por La Cupula? Lo primero de todo, si te gusta “ODIO” esto te va a encantar. Las historias son, si caben, más hilarantes, histrionicas, bestias y alocadas que las protagonizadas por Buddy en solitario; los personajes son descacharrantes, especialmente la madre de la familia, que tiene en varias historias algunos de los mejores puntos de la serie. Por lo demás la temática no cambia en absoluto, siendo básicamente una esplendida crítica al sistema familiar y de valores americano, aunque no se queda sólo ahí, ya que el señor Bagge arremete contra todo y todos: el mundo musical, el ejercito, las modas, los/las adolescentes, la educación, etcetera, etcera, siempre con un cinismo exagerado y un humor negro exacerbado, que nos hace percatarnos de la falsedad de lo que estamos leyendo, permitiendonos esbozar una sonrisa al ver sus dibujos exagerados, sus historias imposibles y prorrumpir en grandes carcajadas antes las mil y una idas de olla del autor. Claro que la risa y las sonrisas mueren al cerrar el cómic y, cuando miramos alrededor nos damos cuenta, asustados, de que igual no era tan fantástico lo que estabamos leyendo….

Publicado en cómics. 4 Comments »